TERAPIA EN PAREJA
"SIEMPRE HAY UNA NUEVA FORMA DE VIVIR EN PAREJA"

SEPARACION Y DIVORCIO

 

Separarse de quien se amo o se ama, con quien se tuvieron sueños y fantasías que se creían durarían toda la vida, separarse de quien con toda seguridad en un momento de la vida se dijo “si acepto”, ya sea al hecho de pedir matrimonio o la sugerencia de vivir juntos y compartirse, con quien se creo un vinculo e incluso se formaron vínculos imposibles de romper, como el hecho de ser padres o abuelos. Separarse es una decisión que marcara la vida, aunque con el tiempo pueda ser positiva, se pueda trascender, superar, aceptar, es una decisión que conlleva muchas responsabilidades presentes y futuras, que provoca muchas sentimientos desde el momento que se empieza a pensar en ella; dudas, odio, tristeza, enojo, resentimiento, dolor, confusión, entre otros sentimientos y pensamientos que se viven durante este proceso y aun después de que termina.

 

El divorcio se convierte algunas de las veces en un nuevo campo de batalla, en donde se puede expresar de manera más directa el odio y los resentimientos u otros sentimientos negativos generados durante el matrimonio.  Es importante  lograr una separación amistosa, aunque esto no quiere decir que no vaya a haber conflictos sino que las consecuencias negativas de estos disminuyen. La pareja muchas de las veces se encuentra en un patrón destructivo que no le permite solucionar los conflictos, por tal motivo  es importante la mediación de expertos, como los terapeutas de pareja, familia y psicólogos, lo que permite mejorar la comunicación y llegar a acuerdos que faciliten el proceso de separación definitiva.

 

Es necesario reconocer que en la relación de pareja aun después de la separación o divorcio el vinculo no termina, siguen siendo los “ex” y esa figura sigue apareciendo siempre en otras etapas de la vida, se haya superado o no. Algunas estadísticas afirman que las personas que se divorcian una vez son más susceptibles a tener divorcios con futuras parejas, y es que muchas de las veces el divorcio representa un alivio mas no un aprendizaje, y los patrones inadecuados utilizados para relacionarse se siguen  utilizando de tal forma que se obtienen resultados similares en relaciones futuras.

 

Algunas personas llegan a calificar la relación completa como un error o como un fracaso, lo que imposibilita rescatar los aprendizajes positivos y negativos incluso después de la separación, ya que como una manera de encontrar el equilibrio buscan dar fuerza a las razones por las decisiones tomadas, mas la razón no destraba los conflictos o las emociones internas y externas. A la experiencia vivida se le agrega el sufrimiento de los “hubiera”, como una forma de castigarse por el error vivido, esto forma una especie de recordatorio para el futuro, mas el aprendizaje no esta completo, este solo se puede observar después del proceso, mas si ese proceso se interrumpe por no querer transitar por esos sentimientos, pensamientos y emociones que quedan, el proceso no se completa y la herida queda abierta, lo que formaría una actitud defensiva para futuras relaciones.

 

Solamente viviendo cada sentimiento en el momento que se hace presente, se pueden ver e identificar los patrones negativos y positivos utilizados en la relación, tanto los internos como  los externos. Ya no es importante tener la razón, ahora lo que importa es aceptar la responsabilidad que corresponde por la perdida y asumir las consecuencias positivas y negativas de la separación.

 

Se esta frente a una tarea que requiere de recursos y energía. Si se elige la separación es por el deseo de vivir mejor, mas hay que estar consciente que se va a pasar por un proceso con diferentes sentimientos y pensamientos, unos negativos  y otros positivos. Proceso que no es posible evitar ni transitar de forma rápida, más si existe de la posibilidad de transitarlo con menos sufrimiento. Solamente sanando y aprendiendo de la relación anterior se puede preparar un camino adecuado hacia una nueva relación, la separación es una perdida y ante cada perdida no se puede eliminar el dolor o pedirle a la siguiente relación que lo cure o lo elimine, ya que esta es una responsabilidad personal.

 

 

En las relaciones de parejas las separaciones se dan por que la pareja queda entrampada dentro de intensas emociones negativas, no tiene que ver con las diferencias y los conflictos, ya que estos no se pueden evitar por ser parte de la relación y cualquier pareja puede aprender a manejarlos. Según las investigaciones mas recientes existen cuatro indicadores que al aparecer en la relación pueden predecir la separación o divorcio:

 

La crítica: consiste en descalificaciones o ataques hacia la pareja,  se culpa, se difama, se exagera, es una agresión constante hacia el otro miembro. El impacto que ocasiona para el futuro de la pareja es muy negativo.

 

La actitud defensiva: que se vuelve rígida de tal manera que no puede distinguir entre lo que es un ataque y lo que no, se niega las responsabilidad que corresponde en la relación y  se contra-ataca.

 

El desprecio: es la forma en que la pareja ha perdido el respeto por el otro, es muy notorio en el lenguaje no verbal de las parejas. Se va alimentando con pensamientos negativos hacia la pareja.

 

Indiferencia: El no escuchar a la pareja, el ignorarla, el desconectarse e ignorar al otro como si no importara, el silencio, la in-expresión ante las situaciones del otro, a veces es una forma de ya no pelear, mas con el tiempo y la continuidad es la evidencia de ya no querer estar mas en la relación.

 

CONSECUENCIAS EMOCIONALES DE LA SEPARACION

 

Las separaciones y el divorcio produce una gran cantidad de emociones y pensamientos que son normales durante este proceso, a medida que se va superando se van manejando y bajan de intensidad, estos son algunos de ellos:

Confusión

Tristeza

Depresión

Enojo consigo mismo o hacia la pareja

Culpa o resentimiento

Deseos de venganza

Odio y amor la mismo tiempo

Temor y preocupación por el futuro

Sentimientos de fracaso

Sensación de soledad

Baja autoestima

Miedo a tomar decisiones

Si persiten y no bajan de intensidad o se esta dificultando su manejo es necesario recibir ayuda adecuada ya que puede afectar en lo laboral, social, familiar e interpersonal.

 

 

¿Y DESPUES DE LA SEPARACIÓN QUE…?

 

En una separación lo que muere, lo que se pierde, lo que se acaba es la relación, no las personas, y prueba de ellos es la intensidad de algunas de las emociones que se viven y que ten enseñan que aun estas vivo. Se puede experimentar confusión acerca de los sentimientos, los pensamientos, de que hacer. Lo primero es identificar cada uno de ellos y la forma en que están condicionando las respuestas a los demás. Incluso esto permite prevenir estados depresivos o ansiosos.

 

ENOJO Y OTROS SENTIMIENTOS

 

Entonces será necesario ir manejando cada uno de los sentimientos que surjan y de los pensamientos que se le asocien ya que estos los pueden intensificar, cualquiera de ellos nos puede permitir entrar en un duelo sano para iniciar el camino del dolor a la aceptación, recordando siempre que aceptar no es lo mismo que resignarse, como de igual manera perdonar no quiere decir olvidar.

 

El enojo es uno de los sentimientos mas comunes que quedan después de la separación, es inevitable y es natural, la forma en que se procesa cambiara la forma de las respuestas que se dan a los demás, entre ellos a los “ex”. También puede estar presente la culpa, la ansiedad, la tristeza, incluso alegría.

 

No se trata de que algunos sentimientos  se acepten y otros no, se trata de irse dando cuenta de lo que me esta pasando internamente, de experimentarlo, sin tratar de evadirlo o resistirlo. Es una tarea algunas veces muy dura y la batalla anterior en ocasiones se ha llevado todas las fuerzas y la motivación, aquí es donde se puede reconocer la necesidad de ayuda, sobre todo si hay que enfrentar un contacto continuo con los “ex”, como cuando hay hijos o propiedades.

 

LA COMUNICACIÓN

 

No es raro que algunas de las veces hasta después del divorcio o separación las parejas se vean obligados a mejorar su comunicación para poder llegar a acuerdos y a la solución de conflictos, ya que si  no la hacen se sigue generando sentimientos negativos que les impidan solucionar los conflictos que quedan después de la separación.

 

Solamente desde una comunicación adecuada se pueden restablecer adecuadamente los roles necesarios para continuar la relación, como el de padres, un rol que por la lucha se llega a olvidar y los hijos necesitan de ambos padres, ellos también están experimentando su propia perdida y teniendo también sentimientos como soledad, tristeza, enojo, incluso culpa.

 

DEJAR EL PAPEL DE VICTIMA O VICTIMARIO

 

Es fundamental dejar “El me debes o te debo”, solo de esta manera se pueden empezar a sanar los resentimientos, enojos, culpas, penas y tristezas.  Abandonar este papel no quiere decir olvidar, es más bien intentar aceptar los sentimientos que surgen, procesarlos, expresarlos, dejar de pelear con ellos  en esa batalla interna que también nos permitirá dejar de pelear la externa. Esto parece contrario a lo que dicta la razón y parece complicado de realizar, mas es claro que si se sigue peleado con las emociones o sentimientos que surgen, así como con las culpas o resentimientos del pasado se estará atado desde el sufrimiento a la otra persona.

 

El seguir peleando logra un efecto contrario a la separación, ya que se sigue con la persona aunque ya no este físicamente, se sigue cargando, como una pesada loza a tu espalda que ya no quieres cargar pero no quieres abandonarla.

 

El vinculo en una relación de pareja no desaparece, no puede desaparecer parte de tu historia, dejarías de ser un ser completo, la separación nunca se da totalmente, de cuando en cuando surgirán sentimientos o emociones guardadas,  sobre todo si hay hijos de por medio, que constantemente de alguna forma recordaran la relación de pareja que les toco vivir.

 

ACEPTACION Y PERDON

 

Al final del duelo esta la aceptación y el perdón, es lo único que permitirá la liberación de las emociones negativas o incomodas en nuestra vida, se trata de una manifestación completa: física, mental y espiritual. No solo es el perdonar, sino también el perdonarnos, el perdón es un primer paso hacia sanarnos y amarnos de nuevo, así mismo da la posibilidad de de hacer una reconstrucción de lo sucedido lo que lleva a adquirir una aprendizaje positivo de la separación.

 

RECOMENDACIONES

Es más fácil sanar las heridas emocionales con ayuda terapéutica.

Ser consciente de las etapas que se están viviendo, ayuda a darse cuenta que se esta viviendo y como manejarlo.

Reflexionar acerca de los aprendizajes y de los patrones permite que no se vuelvan a repetir en relaciones futuras.

Ser conscientes que el tiempo es importante más no lo cura todo, es responsabilidad personal el buscar las opciones de sanación.

Si se presenta confusión no es muy sano tomar decisiones importantes, es necesario primero salir de ella y clarificar las ideas.

No obligarse a pasar rápido por este proceso, ni intentes ignorar sentimientos difíciles de manejar.

No hay recetas infalibles para salir rápidamente.

 

Cualquier consejo de amigos o familiares aunque sea con la mejor intención no suple la ayuda de un profesional, así mismo la información contenida en este artículo es meramente informativa.

 

Soy psicólogo y psicoterapeuta en la ciudad de Guadalajara Jalisco.



Psicologos en Guadalajara

© 2014 TERAPIA EN PAREJA

244272